Quienes Somos

Somos un ministerio para ayudar a los cristianos, hombres y mujeres, a escapar del pecado sexual para siempre, a través de nuestros testimonios de libertad y nuestra capacitación, de tal manera que puedan hallar libertad permanente y una relación personal con Dios.

Visita el enlace para más información >> ¿Por qué existimos?

¿Necesitas Ayuda para ser Libre del Pecado Sexual?

Libres en Cristo cuenta con diferentes programas específicos de ayuda.
Visita nuestros programas de ayuda:

No malgastes una segunda oportunidad

Inicio/Artículos para ayudarte a dejar el pecado sexual/No malgastes una segunda oportunidad

No malgastes una segunda oportunidad

En otras ocasiones hemos hablado de la tristeza “buena” que es útil para regresar a Dios. Esta contrasta con la tristeza mundana que nos hace lamentar la pérdida de nuestra reputación, o la pérdida de nuestros beneficios. Recién leía en mi Biblia una historia de un pueblo entero que experimentó esta “buena tristeza”.

Esdras fue un funcionario hebreo (y también sumo sacerdote) esclavizado en Babilonia. El pueblo de Judá estaba cautivo después de décadas de adoración perversa a ídolos. Vivían gobernados por una serie de reyes cobardes y crueles que llegaban al poder asesinando a sus predecesores.  Al acabárseles las oportunidades para arrepentirse, Dios los lleva cautivos a Babilonia, en una forma humillante para una nación engreída.

Muchos años después, Dios movió el corazón del rey Ciro, gobernante del imperio persa. Éste permitió a estos exiliados que regresaran a su tierra. Los que volvieron usaron este tiempo para educarse en las Escrituras, ofrendar y administrar el dinero, y empezar a construir. Eran tiempos de paz para todos.

Pero conforme fueron aprendiendo más sobre el Dios que sus antepasados habían abandonado, empezaron a horrorizarse. Lo que sus maestros les enseñaban indicaba que aún vivían en pecado. El mismo Esdras se hundía en tristeza, mientras magnificaba a Dios por su bondad:

A la hora del sacrificio me recobré de mi abatimiento y, con la túnica y el manto rasgados, caí de rodillas, extendí mis manos hacia el Señor mi Dios, y le dije en oración:

«Dios mío, estoy confundido y siento vergüenza de levantar el rostro hacia ti, porque nuestras maldades se han amontonado hasta cubrirnos por completo; nuestra culpa ha llegado hasta el cielo. Desde los días de nuestros antepasados hasta hoy, nuestra culpa ha sido grande. Debido a nuestras maldades, nosotros, nuestros reyes y nuestros sacerdotes fuimos entregados al poder de los reyes de los países vecinos. Hemos sufrido la espada, el cautiverio, el pillaje y la humillación, como nos sucede hasta hoy.

»Pero ahora tú, Señor y Dios nuestro, por un breve momento nos has mostrado tu bondad al permitir que un remanente quede en libertad y se establezca en tu lugar santo. Has permitido que nuestros ojos vean una nueva luz, y nos has concedido un pequeño alivio en medio de nuestra esclavitud. Aunque somos esclavos, no nos has abandonado, Dios nuestro, sino que nos has extendido tu misericordia a la vista de los reyes de Persia. Nos has dado nueva vida para reedificar tu templo y reparar sus ruinas, y nos has brindado tu protección en Judá y en Jerusalén. Esdras 9:5-9 NBD

El pueblo reaccionó casi de forma unánime a la exposición de la Palabra de Dios. Esdras los dirigió en una ceremonia de arrepentimiento y celebración por haber hallado la verdad. También los guió en forma enérgica a tomar acciones que evidenciaban que querían cambiar. Esdras no dejó que vivieran engañados por esta aparente paz. Les hizo ver “¡esta es una segunda oportunidad para nos limpiemos de pecado antes de que atraigamos de nuevo la ira de Dios!”

En la vida cristiana a veces nos engañamos cuando después de una temporada de angustia por haber sido sorprendidos en pecado, viene una etapa de calma. “¡Nunca había sentido a Dios tan cerca!”, “Se acabó mi pecado, ahora Dios me da paz”, decimos.

No dudo que Dios pueda traer paz inmediata al que lo busca. Pero no nos confundamos. El elemento clave es el arrepentimiento genuino, esa “tristeza buena”. Si estás en paz, pero sin arrepentimiento, probablemente estás viviendo tus últimas oportunidades antes del juicio de Dios.

¿Piensas entonces que vas a escapar del juicio de Dios, tú que juzgas a otros y sin embargo haces lo mismo que ellos? ¿No ves que desprecias las riquezas de la bondad de Dios, de su tolerancia y de su paciencia, al no reconocer que su bondad quiere llevarte al arrepentimiento? Romanos 2:3-4 NBD

La secuencia correcta para vencer el pecado, empieza con arrepentimiento. Luego esa tristeza te impulsa a hacer cambios para alinearte a las instrucciones de Dios. Luego seguirán más batallas para dar muerte a tu naturaleza pecaminosa. Y vivirás siempre cultivando esa “tristeza buena” para mantenerte cerca de la cruz de Cristo. Si estás en este proceso, estás viviendo lo que la Biblia llama santificación.

Terminemos reflexionando. ¿Es la paz que vives un resultado de haber terminado batallas contra el pecado? ¿O es una última oportunidad antes de que Dios derrame sobre ti su ira? ¿Necesitas hoy pedir a Dios que ponga en ti ese arrepentimiento?

2017-08-23T09:59:54+00:00 22 agosto, 2017|Categorías: Artículos para ayudarte a dejar el pecado sexual|Temas: |6 Comentarios

Acerca del Autor:

Vine a este ministerio por mi necesidad de salir del pecado sexual. Por gracia de Dios él me salvó del pecado y me permitió servir a otros luego como consejero. Ahora trabajo como Director Ejecutivo en esta organización. Contribuyo en este blog notas que tomo de lo que actualmente estoy leyendo, y respuestas a preguntas que los lectores hacen.

6 Comentarios

  1. Esteban 23 agosto, 2017 at 11:06 am - Responder

    Realmente vuestras palabras utilizadas han tocado mi corazón, ya que puedo reconocer en ellas que fueron guiadas por el poder del Espíritu Santo. Dios siga colmando sus vidas y este hermoso ministerio de sus bendiciones. Saludos cordiales.

  2. Fred 24 agosto, 2017 at 11:42 am - Responder

    Gracias Ernesto por tu mensaje. Es oportuno para mi vida. Mi deseo es que Dios cambie este sucio corazón por uno de carne, uno que le de honra y gloria solo a Él y con ello poder cumplir el propósito de mi existencia.

  3. Maxi 24 agosto, 2017 at 8:52 pm - Responder

    Gracias por tu reflexión .
    Hace días estoy pidiendo tener un espíritu de arrepentimiento ya que muchas veces tomo las cosas como si nada

  4. Mario Herrera 25 agosto, 2017 at 9:54 am - Responder

    Gracias Ernesto por bendecir mi vida y tomarse el tiempo para compartirlo, bendiciones. A tesoro estas perlas y guardo en mi corazon

  5. carlos quishpe 25 agosto, 2017 at 10:36 am - Responder

    gracias por el valioso mensaje

  6. Fabian 28 agosto, 2017 at 4:01 pm - Responder

    ayuda
    por la religiosidad, quiero aprender a ser diferente

Deja tu Comentario

¿Necesitas Ayuda para ser libre del pecado sexual?
Inscríbete hoy en nuestro programa de consejería en línea.
Empieza haciendo clic aquí