El dolor es inevitable, la Biblia dice afirma que tendremos aflicción en este mundo y estoy segura que la infidelidad es una aflicción diaria que te ha tocado vivir.

Sin duda has recibido muchos consejos de amigas y familiares que te han mencionado cómo manejar el dolor de la mejor forma. Algunas veces escucharás que es bueno llorar, otras que debes ser fuerte por tus hijos. ¿Qué consejos has escuchado? ¿Qué dice la Biblia del dolor? ¿Cómo llevar y enfrentar el dolor de ser engañada dentro de tu matrimonio?

Nehemías era un israelita que había sido llevado en cautiverio a Babilonia y servía al rey como copero. Unos amigos llegaron de Judá y Nehemías preguntó por la condición de los desterrados de Babilonia y por Jerusalén:

 Ellos me respondieron: Los que se libraron del destierro y se quedaron en la provincia están enfrentando una gran calamidad y humillación. La muralla de Jerusalén sigue derribada, con sus puertas consumidas por el fuego. Nehemías 1:3 NVI

Sin duda te has sentido así: En calamidad y humillación. Algo se derribó dentro de ti. ¿Cierto? Estoy segura que el dolor de la infidelidad es imposible de describir.

Al escuchar esto, me senté a llorar; hice duelo por algunos días, ayuné y oré al Dios del cielo. Nehemías 1:4 NVI

La reacción de Nehemías es muy normal; después de escuchar que su pueblo estaba en desgracia, lo más natural era llorar y lamentarse por esta situación; él estaba sintiendo dolor. Justamente este es el primer principio que debemos aprender:

  1. Tengo permiso para llorar.

Llorar es una reacción muy normal y necesaria ante el dolor de la traición, por favor hazlo las veces que sea necesario. Lamentar las pérdidas y reconocer que alguien te hizo daño sin duda es el primer paso para sanar.

Quizá en este punto te puedes dar cuenta que nunca te has dado permiso para sentarte y llorar la pérdida de tu matrimonio, la infidelidad de tu pareja. Si este es tu caso, puedes pedirle ahora mismo al Espíritu Santo que te permita sacar lo que tienes dentro, Él es el mejor consolador que puedes tener a tu lado al momento de atravesar el dolor y la pérdida.

Es mejor el llanto que la risa, porque la tristeza tiende a pulirnos. Eclesiastés 7:3 NTV

Bienaventurados los que lloran, porque ellos recibirán consolación. Mateo 5:4 RV1960

  1. Hacer duelo por algunos días.

Me encanta la Biblia, creo que ésta tiene respuestas para todo lo que sucede en nuestra vida y esa frase de hacer duelo por algunos días es clave. Es necesario reconocer las pérdidas, pero también es necesario levantarse y decidir seguir adelante.

Cosas malas suceden pero llega un momento en que debes hacerte cargo de esto y decidir salir adelante. Evalúa las pérdidas, toma un momento ahora mismo para escribir en una hoja todo lo que consideras que has perdido a raíz de la infidelidad de tu pareja. Llora por ello, habla de esto con alguien más, está bien sentir dolor y lamentarte por esto y después procura ver cuál es el siguiente paso.

  1. Ayunar y orar al Dios del cielo.

Este es un punto clave, la Biblia dice que separadas de Dios no podemos hacer nada y estoy convencida que así es.

¿Cómo está tu relación con Dios? Quizá te encuentras alejada de Él o quizá dudas de su fidelidad a causa de la traición de esposo. Entiendo que pueden surgir dudas como ¿está Dios a cargo de mi vida y la de mi familia? ¿Dónde estaba Dios mientras mi esposo me era infiel?

Te recomiendo llevar estas preguntas al mismo Dios, sé que Él te responderá. Es más, sé que tenemos libre acceso a su presencia sin importar la condición de nuestro corazón o el estado de nuestra vida. Puedes estar confiadamente delante de Él, hablarle, hacerle preguntas o simplemente estar en silencio delante de Él.

El mundo puede fallarte, las personas fallarán, pero el único que no lo hará es Dios. No puedes alejarte del único que no te fallará. Él te puede indicar cuál es el siguiente paso para tu restauración, las decisiones que debes tomar, etc.