Quienes Somos

Somos un ministerio para ayudar a los cristianos, hombres y mujeres, a escapar del pecado sexual para siempre, a través de nuestros testimonios de libertad y nuestra capacitación, de tal manera que puedan hallar libertad permanente y una relación personal con Dios.

Visita el enlace para más información >> ¿Por qué existimos?

¿Necesitas Ayuda para ser Libre del Pecado Sexual?

Libres en Cristo cuenta con diferentes programas específicos de ayuda.
Visita nuestros programas de ayuda:

Jaime: Dios me escogió para ser testimonio de su amor y poder

//Jaime: Dios me escogió para ser testimonio de su amor y poder

Jaime: Dios me escogió para ser testimonio de su amor y poder

Este año fue decisivo para muchos cambios en mi vida. No porque yo lo haya planeado así, sino porque la misericordia de Dios se manifestó a mí de una manera palpable.

Por muchos años batallé por mi cuenta para ser libre del pecado sexual, sin entender que necesitaba más que buenas intenciones o fuerza de voluntad. Al inicio del año, cuando sentí que las situaciones a mi alrededor me habían llevado a tocar fondo, sabía que no tenía a quién más acudir, sino al Señor. Fueron pasos difíciles de tomar, porque yo no le había dado el control completo de mi vida.

Había visto publicaciones en Facebook de Libres en Cristo, a veces reposteadas por mi hermano o algún amigo en común y me dio curiosidad saber en qué trabajaban. Cuando entré a la página y leí varios artículos, decidí tomar el test. Yo sabía que necesitaba ayuda pero no tenía el valor de pedirla. Aún no sé cómo me suscribí al boletín de LEC, pero empecé a recibir artículos en mi correo. Una manera extraña de trabajar del Señor. Un día no pude resistirlo más y le escribí al director del ministerio Ernesto Mejía, y me proporcionó toda la información necesaria para empezar el curso.

Muchas veces intenté dejar los malos pensamientos y las pasiones sexuales, pero siempre resultaba en una decepción segura. Un círculo vicioso en el que empezaba con ánimo, buenas intenciones y “determinación”, pero en el que de algún modo, siempre terminaba donde había empezado, aunque más frustrado y desgastado por no haber podido cumplir mis promesas ante el Señor.

Yo no sabía de qué se trataba el curso realmente, y no me importó. Estaba desesperado por hacer algo al respecto, pero una gran parte de mí tenía muchas dudas porque ya había tratado de dejar el pecado de la pornografía, masturbación y la cadena de pecados que continúan a esta decadencia. Nada parecía funcionarme, pero durante el curso entendí que era porque mis motivaciones siempre fueron las equivocadas.

En un principio creí que mi problema era en una sola área de mi vida. Creí que lo que necesitaba era nada más “anestesia local” para poder seguir con mi vida sin el pesar del pecado. No tenía idea que el curso sería la herramienta que el Señor usaría para darle la vuelta a mi vida completamente.

El Señor no estaba esperando solamente trabajar con las áreas que yo creía que estaban mal. Entendí que Él quería todo de mí, y no solo “partes” de mí.

A través del curso he aprendido que Dios no sólo trabaja en mi vida privada sino que cambia mis reacciones, mis relaciones y me da una guía para poder vivir una verdadera relación con Jesucristo.

El fin de año siempre es una oportunidad para reflexionar en lo que ha sucedido durante el mismo y como humanos nos gusta hacer un “balance”. Éste año entendí que no hay ningún balance en nuestras vidas si Jesucristo no es el centro de nuestra satisfacción y nuestras relaciones. Si queremos ser verdaderamente libres nuestro sometimiento a Él deber ser completo.

Mis motivaciones vacías no podían hacerme libre y mientras no estuviera dispuesto arrancar toda raíz de orgullo, yo no iba a poder caminar en libertad y santidad. Todo se hubiera quedado en simples consejos y técnicas, si el curso y las personas que colaboran en el ministerio no estuvieran centrados en Jesucristo.

Estoy extremadamente agradecido por haber conocido personas apasionadas por el Reino de Dios, dispuestos a gloriarse en sus debilidades porque ellas son el reflejo del inmenso amor de Dios en sus vidas.

He aprendido a vivir en comunidad, y me he esforzado por construir relaciones significativas. El pecado nos separa de Dios y nos aleja de tener verdaderas relaciones con nuestra familia y amigos. He aprendido a hacer cortes radicales en mi vida todos los días. No se trata de una sola vez, sino de una consciencia permanente de buscar hacerlo todo la para Gloria de Dios; apoyado por amigos y personas que conocen mis luchas y que también tienen sus propias luchas, pero que tenemos un objetivo en común: vivir una vida en santidad porque nuestro creador y salvador es Santo.

Éste año de libertad ha marcado mi vida para siempre, y me ha ayudado a entender mi misión aquí en la tierra. Dios ha mostrado tanta misericordia y amor para mi vida que no puedo vivir callar la vida nueva que Él me ha dado. En Lucas 7:36-40, el Señor nos recuerda que ese amor que ha depositado en nosotros es también producto de lo mucho que se nos ha perdonado, no por nuestra capacidad o nuestra posición, sino para usar a quienes tal vez nadie más hubiera escogido, para ser testimonios vivientes de su amor y poder.


Jaime del Cid, Libres en Cristo Guatemala.

2017-01-11T09:45:57+00:00 23 diciembre, 2016|Categorías: Testimonios para Animarte|Temas: |1 Comentario

Acerca del Autor:

Un Comentario

  1. Omar 4 septiembre, 2017 at 12:59 pm - Responder

    Durante varios años estuve buscando al Señor y sintiendo como cambiaba mi vida, pero no hallaba un sentido de mi llamado. Todo ello se debió a quizás vergüenza en contar a los demás el motivo real del por qué había llegado a los pies de Cristo. Fue solo hasta hace un tiempo que el Señor por medio de las prácticas del curso de Visión Clara, pude aplicar 1 Corintios 10:31 y saber que todo es para Su gloria y no importa lo que piensen los demás, porque si por medio de lo que el Señor hizo y sigue haciendo en mi vida, otros van a llegar a sus pies a clamar por ayuda, entonces el qué dirán para a un ultimo plano.

Deja tu Comentario

¿Necesitas Ayuda para ser libre del pecado sexual?
Inscríbete hoy en nuestro programa de consejería en línea.
Empieza haciendo clic aquí