Este año empezó bastante bien, sabía que se venían muchos retos, y eso mismo hizo que en parte de mi tuviera miedo. Aun así, sabía que Dios iba conmigo.

Ha sido mi primer año sirviendo en el ministerio de Libres en Cristo y debo decir que ha sido de las mejores experiencias en mi año.

El curso de Visión Clara lo inicié por una amiga que me lo recomendó cuando le conté los problemas con los que luchaba. Este curso me brindó muchas de las herramientas que necesitaba para poder caminar en libertad.

Conocí el verdadero significado de tener una relación intencional con Dios y todo lo que eso le puede hacer a mi vida si en realidad me comprometo con ello.

Luego de iniciar el curso de Visión Clara dije: “que increíble tarea la de un mentor, algún día yo quiero ser una de ellos y ayudar así como me ayudaron a mi”. Y aquí estoy un año después.

Debo de ser honesta y decir que no ha sido fácil. He tenido momentos difíciles a lo largo de mi año los cuales me han demostrado que aún hay muchas áreas en las que necesito Dios se perfeccione.

No puedo ni siquiera expresar lo bien que se siente la libertad dentro de los limites que Dios nos ha dejado. Sin duda he podido experimentar el amor de Dios en otro nivel y eso nada ni nadie lo puede compensar.


Stephanie Leiva, Libres en Cristo Guatemala.