Quienes Somos

Somos un ministerio para ayudar a los cristianos, hombres y mujeres, a escapar del pecado sexual para siempre, a través de nuestros testimonios de libertad y nuestra capacitación, de tal manera que puedan hallar libertad permanente y una relación personal con Dios.

Visita el enlace para más información >> ¿Por qué existimos?

¿Necesitas Ayuda para ser Libre del Pecado Sexual?

Libres en Cristo cuenta con diferentes programas específicos de ayuda.
Visita nuestros programas de ayuda:

Esteban: Ahora soy dependiente del Señor

Inicio/Testimonios para Animarte/Esteban: Ahora soy dependiente del Señor

Esteban: Ahora soy dependiente del Señor

Mi año de libertad inicia el 23 de diciembre del 2015. Ese día recibí una noticia que nunca pensé que podría llegar a recibir ni imaginaba el impacto positivo que traería a mi vida.

Mi esposa me pidió el divorcio debido a mi esclavitud sexual entre otras cosas. Eso se convirtió en un cubo de agua helada que me hizo repensar el camino que llevaba.

Buscando la forma de hacer un cambio (en ese momento para convencerla de no terminar nuestra relación matrimonial), busqué en internet soluciones al respecto y por la misericordia de Dios encontré la página de Facebook de Libres en Cristo y me matriculé en el curso de 60 días.

Confieso que tuve mis reservas al iniciar; no conocía a nadie que hubiera hecho el curso así que prácticamente lo estaba haciendo a ciegas. Sin embargo, una voz en mi interior (después me di cuenta que era el Espíritu Santo) me decía que lo hiciera y eso hice. Fue así como me embarqué en esta nueva experiencia.

El inicio del curso me provocó un gran choque. Me sentí perdido, tenía mucho miedo y sobre todo sentía un gran peso en mi espalda para poder salir de una vez por todas de esta esclavitud que me había atormentado por 29 años.

Creí en el curso como algo mágico al inicio, como mi último tren para salvarme. Con el tiempo fui entendiendo lo que Dios quería de mí. Entendí (algo que nunca había aprendido en mi vida ni en mi carrera profesional); no se puede ser “independiente” de Dios. Él  desea que yo sea dependiente; debo poner de mi parte y hacer mi esfuerzo pero dependo completa y absolutamente de Él. Teniendo esto en mente, poco a poco y mediante el esfuerzo de leer Su palabra, hacer los devocionales, las lecciones; fui aprendiendo y Dios fue moldeando mi vida.

No puede decir que ha sido fácil, de hecho ha sido el año más duro de mi vida. He llorado, he reflexionado y el Señor mediante su misericordia se ha mostrado en faceta de Padre para mí.  Me ha costado mucho porque tiendo a ser una persona rebelde que no le gusta acomodarse a ser “dependiente” pero el Señor con su pedagogía divina me ha llevado de su mano.

Al finalizar el curso me di cuenta que estoy en un proceso, soy una vasija en manos de mi Señor. Me adherí aún más a la Iglesia, he asistido de forma regular. Fui a un retiro y ahora me encuentro en la academia de la Iglesia esperando terminarla para poder continuar en el servicio al Señor.

Durante todo este proceso, me di cuenta que había abandonado completamente el servicio por la idealización que tenía de mi familia y al haberlos ubicados como un ídolo; Dios se encargó de botarlo y me encuentro en el proceso de redefinir los lazos con mi familia. Mi esposa también era un ídolo; hice muchas cosas que no debí hacer pero Dios en su infinita misericordia me está dando nuevas oportunidades para hacer bien las cosas otra vez.

Mi año está terminando y me doy cuenta que tengo mucho por hacer. Muchos libros que leer, muchos pasos que debo dar, hábitos que debo seguir eliminando, pero tengo total fe en mi Señor que de su mano grandes cosas sucederán.

Me he reactivado en mi fe, puedo decir que ahora tengo ese gran amor hacia mi Dios que espero no desaparezca sino más bien continúe más y más fuerte. Me he dado cuenta que tengo un llamado fuerte de Dios para servirle en el pastorado, así que ese es otro asunto pendiente que sé que con el tiempo las cosas se irán aclarando y las maneras en que ello pasará serán reveladas como lo dice el Señor en Jeremías 33.3: “Clama a mí, y yo te responderé y te revelaré cosas grandes e inaccesibles, que tú no conoces”.

Doy gracias a Dios y bendigo el ministerio de Libres en Cristo porque me ha ayudado no solo con mi lucha contra la pornografía sino también a reconducir mi vida en la fe y seguir con la mirada fija en mi Señor.


Esteban Rodríguez Murillo, Libres en Cristo Costa Rica.

2017-01-11T09:38:15+00:00 29 Diciembre, 2016|Categorías: Testimonios para Animarte|Temas: , |0 Comentarios

Acerca del Autor:

Deja tu Comentario

¿Necesitas Ayuda para ser libre del pecado sexual?
Inscríbete hoy en nuestro programa de consejería en línea.
Empieza haciendo clic aquí